Tacos ambulantes

El uso de la comida rápida se asocia normalmente a sociedades altamente industrializadas, en las que el tiempo es un valor casi tan preciado como el dinero. Sobre comida rápida han surgido algunas corrientes que buscan dar un toque cualitativo a este segmento en el sector, aunque siguen siendo las multinacionales, normalmente de origen estadounidense, las grandes estandartes.

Mas allá del primer mundo y del estrés de las grandes ciudades, habita otra clase de comida rápida, que por suerte para sus consumidores habituales, no va ligada a excesos nutricionales ni a sabores de dudoso origen. Fue una gratísima experiencia el consumir unos tacos mexicanos elaborados a pie de calle, consumidos al momento de ser elaborados, al más puro estilo de los oriundos del lugar.

A nivel higiénico sanitario la barbarie posiblemente no podría ser calibrada, pero ocasiones como esta quizás solo pasan una vez en la vida, por lo que decidí hacer el esfuerzo aunque mi estómago no estuviera preparado del todo para ello.

 

Tanto la carne como las tortitas están expuestas al exterior, transportadas en un carrito, a modo de carrito de hot dogs, como podréis observar en la imagen anterior.

El sabor del maíz no tiene comparación con cualquier otra tortita que hubiese probado antes, ya que el grano estaba molido pero sin llegar a consistencia de harina. La pureza del producto es máxima, ya que no se le agrega nada más que agua para realizar el amasijo. Cabe destacar que el propio maíz elaborado para estos tacos es de origen yucateño, tierra fértil para estos menesteres.

El resultado final fue un bocado tan efímero como excelente, que se saldó con un coste de 5 pesos mexicanos, lo que equivale a 0.3 euros.

Un gran placer gastronómico a pie de calle, a precio de saldo; eso si, hay que hacer muchos kilómetros hacia el interior de la península para encontrar estos puestos ambulantes.

Puedes dejar un comentario.

Deja un comentario