Consejos paso a paso (XXXVIII) : Perejil al congelador

Ya que el último consejo que he puesto trata del perejil seguiré con otro sobre el mismo muy práctico. Y es tener siempre perejil en el congelador para realizar cualquier guiso, o preparación culinaria, en el que lo necesitemos. Es una forma de tenerlo por si en ese momento no tenemos perejil fresco.

1. Vamos a utilizar solo las hojas del perejil. Para ello las vamos arrancando de los troncos y las vamos poniendo en un colador.

Arrancar tronco perejil

2. Las lavamos bien bajo el chorro de agua fría y las dejamos escurrir.

Chorro de agua en el perejil

3. Vamos tomando cantidades pequeñas, más o menos lo que se va a utilizar normalmente, y lo ponemos sobre un trozo de papel de aluminio. Lo enrollamos como se puede apreciar en la foto y así sucesivamente hasta agotar el perejil.

Enrollar el perejil en papel de aluminio

Empaquetar el perejil para guardarlo en el congelador

4. Los paquetes de perejil que hemos hecho los dejamos en el cajón superior (por ejemplo) del congelador.

Guardar en el congelador el perejil

5. Cuando tengamos necesidad de utilizarlo solo deberemos tomar uno de los paquetitos, quitarles el papel de aluminio y lo utilizamos como en ese momento la receta nos lo pide, o bien para machacarlo en el mortero, o tal cual está para purés, caldos, … o bien picarlo.

Listo para utilizar en la preparación después de sacar el perejil del congelador

6. Si la opción es picarlo, resulta muchísimo más fácil hacerlo, ya que como está en un bloque solo habrá que cortar en láminas muy finas, de forma que el perejil queda bien picado.

Picar perejil

Más consejos recopilados

Puedes dejar un comentario.

1 comentario to “Consejos paso a paso (XXXVIII) : Perejil al congelador”

  1. Eduardo dice:

    Excelente el consejo. Muy practico y facil. gracias

Deja un comentario