Recetas fáciles para sorprender…

QUENELLES DE MASCARPONE CON MEMBRILLO A LA NARANJA, MIEL, NUECES Y FRAMBUESAS

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr. de queso Mascarpone (de la mejor calidad posible)
  • 600 gr. de dulce de membrillo
  • 1 cucharada sopera de mermelada de naranja
  • 4 cucharadas soperas de miel
  • 120 gr. de nueces peladas
  • 100 gr. de frambuesas
  • 4 hojitas de menta para decorar

Elaboración:

Os presentamos uno de aquellos postres de cuchara que no os dejará indiferentes, uno de esos placeres que el cuerpo te pide si eres amante del dulce, de esos untuosos platos en el que el mascarpone es protagonista. Al ser un plato sumamente calórico hay que combinarlo con una comida no muy copiosa y sobretodo no repetirlo a menudo, como en todo hay que tener un equilibrio.

La elaboración del plato no tiene mayores secretos, respetar las cantidades y sobretodo la calidad del producto, usar el mejor mascarpone, así como los ingredientes secundarios, no hay “relleno” en ésta composición, es todo producto. Lógicamente en este postre, la habilidad con las cucharas es básica, ya que las quenelles tienen su técnica y con según que producto son mas fáciles de hacer que con otros.

Empezaremos por mezclar el membrillo con la mermelada de naranja. La cantidad es la estipulada, no intentéis alargar más la mezcla si no predominará la naranja y la textura será muy líquida. Si consideráis oportuno no rebajéis el membrillo y ponerlo bien desmenuzado y realizar la quenelle con dos cucharas soperas.

Con el queso mascarpone no haremos más que las quenelles directamente de la tarrina, con las cucharas húmedas y bien limpias. Colocaremos directamente las quenelles en nuestro plato, o si bien es de vuestro agrado, en una pizarra como se muestra en la foto. Alternaremos la quenelle de nuestro mejor Mascarpone con la quenelle de dulce de membrillo.

Seguidamente con una cuchara sopera rociaremos con abundante miel el mascarpone, y a su vez realizaremos un pequeño cordón alrededor del plato. Para seguidamente combinar la composición con unas nueces, siempre muy apetecibles por su crujido y buen maridaje con la miel y los lácteos y con unas frambuesas que siempre limpian el paladar entre bocado y bocado.

Como podéis observar, un postre sencillo, con muy buen producto y que espero os guste.

Servir bien frio. ¡Un saludo!

Puedes dejar un comentario.

Deja un comentario