Literatura gastronómica (XXIII) : Catálogo de los aromas del café

Resumen

Londres, 1895. Robert Wallis, un joven dandy aspirante a poeta, bohemio y arruinado, se ve abocado a aceptar una particular propuesta de un conocido comerciante de café, Samuel Pinker. Deberá emplear aptitudes lingüisticas y poéticas en la elaboración de una guía que permita a los comerciantes de café del mundo hacer adquisiciones y catalogar sus productos. A raíz de este trabajo, Robert conocerá a Philomena, a Ada y a Emily, las modernas y liberales hijas de Pinker.

Pronto surge una ineludible e irrefrenable atracción entre Robert y Emily, y su padre, temeroso de que este romance no sea para Robert más que una nueva conquista que añadir a su lista, decide imponer una condición antes de darles su bendición: Robert será enviado a África al frente de una plantación que deberá poner en marcha y dirigir él mismo. Pero el destino es caprichoso y, cuando aparece en escena Fikre, una joven esclava negra, Robert tomará una decisión que cambiará irremediablemente su vida y la de las tres hermanas Pinker para siempre …

Mi crítica

He de comenzar diciendo que no soy bebedora de café, así que no he podido “saborear” todo lo que yo quisiera este libro, pero si imaginar en mi mente, cada una de las descripciones, cada uno de los detalles con los que el autor nos narra, hablando del sabor de todos y cada uno de los diferentes cafés que existen en el mundo. Sin embargo, cuando habla de los aromas que deja en el ambiente, desde el mismo grano, pasando por el tueste y su preparación final antes de beberlo, si que he podido disfrutarlo ya que en este aspecto si que se de qué habla, hasta cierto punto, he de ser sincera, una persona que sea amante del café va a disfrutarlo muchísimo más que yo.

Es una historia ambientada en la época Victoriana, en la que existe principalmente un triángulo de tres personajes, Robert Wallis, aspirante a poeta, Emily Pinker, idealista político y libre pensadora, y Samuel Pinker, el padre de Emily, un empresario del mundo del café y visionario extraordinario. Convivimos con todos ellos y vamos observando cómo estas tres personas van cambiando y transformándose con el paso del tiempo, van aprendiendo con las lecciones que da la vida, y a veces, con duras experiencias.

Realmente es una historia que te atrapa desde el primer momento y en la que se va desarrollando la creacción de un catálogo de los aromas del café, o ¿es un libro que habla del café y paralelamente narra una historia ocurrida en ese período?. No importa, es también una historia del comercio del café en aquella época, narrada con todo lujo de detalles. En casi cada capítulo comienza con una breve reseña sobre una característica del café, ya sea de su aroma, de su textura o de su sabor, que nos explica cualquier peculiaridad que podamos detectar y que nos haga reconocer y apreciar de qué tipo de café se trata, reseñas que podemos encontrar en diversos manuales de cata, tanto nuevos como antiguos, “The coffee Cupper’s Handbook” de Ted R. Lingle y “Le Nez du Café” de Jean Lenoir, por ejemplo.

Ya cuando leí “Manjar de amor”, primer libro de este autor, una deliciosa novela de amor gastronómico, me sorprendió y me gustó mucho, un libro que no tuvo la acogida que se merece y que creo que ahora está descatalogado. Espero que no pase lo mismo con este libro, además es una pena que sólo haya publicados en España estos dos cuando ya tiene algunos más, y que son un placer de leer, ya que no podemos dejar de leerlo hasta el fina. Catálogo de los aromas del café es un libro que recomiendo a todo el mundo sin excepción, además pocos autores hay que escriban literatura gastronómica de una forma tan deliciosa.

Título original : The Various Flavours of Coffee

Autor: Anthony Capella

Fecha de publicación : Abril de 2011

Editorial : Editorial Planeta, S.A., 2011

Calificación: stars 4 Literatura Gastronómica (IV)

Puedes dejar un comentario.

1 comentario to “Literatura gastronómica (XXIII) : Catálogo de los aromas del café”

  1. Hoy, me acaban de comunicar que tengo la mañana libre, no voy a dar clases…un lujazo ..
    y aprovecho este maravilloso tiempo, para entrar en blogs que hace tiempo que ojeo, pero que no entro nunca.
    hoy si, me he metido y leo y leo…
    Me encanta lo que pones. Dedicaré mi día a ponerme al día de tantas cosas que me pierdo como tu blog.
    Espero que sigamos en contacto

    un abrazo

Deja un comentario